28 sept. 2015

Pili y Mía necesitan un hogar temporal

Este es uno de esos casos que toca algo en el corazón. Pili y Mía tienen casi 10 años, y llevan la mitad de su vida con Joaquín, su rescatador. Se le saltan las lágrimas al pedirnos que les busquemos acogida, pero tiene que irse de España, mínimo 6 meses, y no puede llevárselas de ninguna manera. Para evitar que estén tanto tiempo en una residencia busca una casa de acogida, y cubriría con los gastos.

Mía pesa unos 10-11 kilos y está esterilizada, con chip y vacunas al día. Fue recogida del refugio de San Antonio en el 2010, llegó allí después de haber malvivido por la sierra de Turís durante bastante tiempo y parece que sufrió algún maltrato; alguien la encontró y la bajó al refugio. Es un poco asustadiza al principio, pero después ya no te la quitas de encima. Le encanta el campo y correr.

Pili pesa unos 6 kilos y también está operada con todo al día. Joaquín la recogió de la calle en pleno verano, la habían abandonado después de parir y le habían prendido fuego. La encontraron medio moribunda, pues todo el mundo la miraba, pero nadie la cogía. La curaron, la esterilizaron, la operaron de una rotura de ligamentos de una pata... y ahora es una perra súper feliz, juguetona y divertida. Es un poco más vaga a la hora de caminar que su compañera; si por ella fuera, solo saldría a la calle a hacer lo suyo y directa a casa.

Ambas se llevan fenomenal y se protegen mucho.





"La verdad es que no se qué contarte de ellas, pues todo para mí es perfecto, y me caen las lágrimas sólo de pensar esto que estoy haciendo... Solo deseo que estén bien, y que si alguien las cuida, lo haga como lo he hecho yo."

Contacto Joaquín: 607 91 47 76

Haz 'click' en la foto para agrandarla.
Publicar un comentario